Los beneficios de la miel para la belleza



Te invitamos a conocer los beneficios proporcionados por la miel a nuestra piel, echa un vistazo a algunas sugerencias de productos e incluso aprende a hacer algunas recetas caseras. El uso de la miel para la belleza es muy antiguo, cuenta la leyenda que la hermosa reina Cleopatra de Egipto, usaba una mezcla de lapislázuli, malaquita, ocre y miel para maquillarse los párpados. Los egipcios hervían una mezcla de incienso, mirra y canela para perfumar la ropa y obtener un aliento fresco...


No es para menos, rica en vitaminas A, D, E y C, la miel es considerada una de los nutrientes más ricos de la naturaleza. Al ser antioxidantes, estas vitaminas previenen el envejecimiento prematuro de la piel, así como las manchas, las arrugas y la flacidez. Sin mencionar sus propiedades hidratantes. Una de sus azúcares predominantes, capta agua y la mantiene fijada, previniendo la deshidratación de la piel.

Son muchos los productos de belleza con miel que podemos encontrar en el mercado pero, debemos tener en cuenta que también se puede utilizarla en las fórmulas caseras, esos momentos en los que se busca la relajación y el retorno a la época de nuestras abuelas.

Aprende algunas recetas fáciles elaboradas con este fruto del trabajo de las abejas. Las recetas hechas en casa son siempre sensacionales de hacer y nos llevan a hacer una pausa para cuidar de nosotras mismas en medio a una trabajosa jornada.

Para ojos cansados

Mezcla 1 cucharada de agua con 1/2 cucharada de miel pura. Pase esta mezcla por los párpados inferior y superior de adentro hacia afuera. Poco después proporciona suaves golpes con las yemas de los dedos donde se encuentren las marcas de expresión, esto ayudará a activar la circulación.

Hidratación de los labios

Usa la misma mezclada con una cucharada de aceite de sésamo sobre los labios y alrededor de la boca. Frota un labio con el otro para ayudar a la absorción.

Mascarilla descongestionante para la cara

Mezcla 2 cucharadas (soperas) de avena, 1 cucharada de miel y 1 taza normal de té verde bien concentrado. Revuelve bien y deja reposar por 5 minutos. Aplica en todo el rostro, incluso alrededor de los ojos, y deja actuar durante 15 minutos. A continuación, retira la mezcla con una espátula, raspando suavemente la piel. Lávate la cara con agua del grifo y seca la piel. Finaliza aplicando en todo el rostro un algodón empapado en té verde tibio, este es desintoxicante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...