Blanqueamiento dental con agua oxigenada



Los dientes se oscurecen automáticamente con la edad, pero otros factores también pueden contribuir a la coloración amarillenta. Los agentes cromógenos del café y el té, las lesiones debidas a golpes, el tabaco o ciertos antibióticos pueden ser los culpables. La mayoría de las clínicas odontológicas ofrecen blanqueamientos dentales a sus pacientes, sin embargo, una solución más barata es blanquear tus dientes en casa y obtener un efecto similar. El blanqueamiento dental con agua oxigenada es reconocido como una práctica segura por la Asociación Dental Americana.


1- Compra un envase de agua oxigenada en la farmacia local. Ésta se usa comúnmente para tratar las heridas, pero sus propiedades antisépticas también son buenos para la higiene bucal. Opta por la de 10 volúmenes, ya que es la más segura para el uso oral.

2- Puede ser utilizado diariamente como un enjuague bucal, antes de cepillarse los dientes, para blanquearlos naturalmente. Pon aproximadamente 2 cucharadas soperas (30 ml) del producto en tu boca y haz un enjuague durante 1 minuto. 

La solución comenzará a espumar, de esa manera sabremos que está haciendo efecto ya que el agua oxigenada combinada con las bacterias bucales forman burbujas en la boca. Escupe la solución y enjuaga tu boca con agua corriente. Cepilla tus dientes como lo haces normalmente.


3- Cepillar los dientes con una mezcla de agua oxigenada y bicarbonato de sodio una vez a la semana. Mezcla 2 cucharaditas (10 ml) de agua oxigenada con 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio hasta formar una pasta. Cambia estas medidas si fuere necesario para encontrar una consistencia que te guste. Esta mezcla debe tener una consistencia similar a la pasta de dientes común.

Añade un poco de pasta de dientes de menta a esa mezcla para darle un sabor refrescante. También puedes agregarle una gota de extracto de menta. Añade una pizca de sal a la pasta casera. La sal exfoliará los dientes mientras los cepillas. Pon un poco de esa mezcla en tu cepillo de dientes.

Cepilla tus dientes, haciendo movimientos pequeños y circulares. Después de que todos los dientes sean aseados, deja que la mezcla actúe sobre ellos durante 2 minutos. Retírala y enjuaga tu boca con agua del grifo. Es conveniente cepillarse los dientes con pasta de dientes para eliminar de tu boca todos los residuos de la mezcla casera.

4- Para mantener tus dientes blancos, evita fumar e ingiere aquellas bebidas que contienen taninos con una pajita. Los refrescos, el café, el vino tinto y el té contienen taninos.