Dolor en los senos: causas y tratamientos



El dolor en los senos o mastalgia es un malestar común (aunque rara vez severo), generalmente causado por cambios hormonales significativos, por ejemplo, en la pubertad, durante el embarazo, la lactancia y la menopausia. Pero cuando el dolor en los senos es acompañado de enrojecimiento u otra señal inflamatoria en la zona, nos exige especial atención y concurrencia al médico.


Para evitar la inflamación e infección, o principalmente, para asegurarnos de que no estamos ante un cáncer, es necesario un seguimiento médico. Los quistes son eventos benignos muy frecuentes, duelen cuando son muchos o cuando aumentan en volúmen pero también pueden ser reabsorbidos por el tejido de la mama. 

Sólo requieren biopsia cuando tienen ciertas características, tales como células o sangre en su interior. Los expertos creen que el estrés, la ansiedad y la depresión podrían estimular la liberación de sustancias en el cerebro que reducen o aumentan la liberación de ciertas hormonas femeninas, lo que lleva a que ciertos tejidos de los senos más sensibles presenten reacciones que producen dolor.

A veces, el dolor en los senos no se origina en los mismos, viene de fuera. En este caso, es simplemente un reflejo de problemas en otros lugares, como, por ejemplo, compresión en los nervios del cuello, espalda o columna, entre otros. Cualquier dolor de mama deben ser reportado tan pronto sea posible al médico con el fin de investigar las posibles causas, sin minimizarlo y pensar que no tiene importancia.

Consejos para aliviar el dolor en las mamas

Principales tipos de dolor en los senos:

Dolor cíclico en los senos: se produce pocos días antes de cada período menstrual y se caracteriza por una intensidad variable que suele afectar ambos senos, dolor intensificado en la parte superior de los senos y las axilas. Normalmente acompañado por otros síntomas del síndrome premenstrual (PMS), tales como dolor de cabeza y el estómago. 

Esta incomodidad es muy común y no requiere ningún tratamiento, ya que desaparece al final de cada período, pero sin embargo, un buen consejo para prevenir su aparición es reducir el consumo de sal durante la segunda mitad del ciclo menstrual, ya que la sal estimula la retención de líquidos en el cuerpo.

Dolor no cíclico en los senos: es aquel que no está relacionado con el ciclo menstrual, y por lo general sólo afecta a un seno o una parte particular del mismo. Este dolor puede ser causado por varias razones, tales como el peso excesivo de las mamas (recomendamos usar un buen sostén y hacer ejercicio regularmente para fortalecer los músculos de los senos), o cambios hormonales durante la lactancia (se recomienda aplicar aceites o cremas hidratante y protectores de algodón absorbente desechable). También a causa de la menopausia.
Otras causas pueden ser debido a una lesión por un golpe en el seno, mastitis, inflamación o el desarrollo de tumores. No hay ninguna manera de prevenir el dolor en las mamas, es aconsejable buena higiene y el uso de sujetadores adecuados. 

Si el dolor es muy intenso o persistente, si se produce secreción de sangre en el pezón, enrojecimiento o hinchazón, necesitarás ver a un médico para someterte al tratamiento más específico. Esperamos que tus dudas hayan sido resueltas en este post... hasta pronto.