Embarazo ectópico, síntomas y tratamiento



Dos de cada 100 embarazos deben ser interrumpidos por desarrollarse fuera del útero, esto en el ámbito de la medicina se lo conoce como embarazo ectópico. Entender el problema, sus factores de riesgo y los métodos de prevención pueden ayudar a prevenirlo. Se estima que cerca de dos de cada cien embarazos son ectópicos.


¿Qué es?

Se utiliza el término embarazo ectópico cuando el feto se desarrolla fuera del útero. Puede encontrarse en las trompas de Falopio, en el cuello uterino, en los ovarios e incluso en el llamado peritoneo, que es la capa que rodea la pared exterior del útero. Sin embargo, el más común es el que se desarrolla en las trompas de Falopio, el caso conocido como "embarazo tubárico".

Lo que pasa es que, después de la fecundación, durante el viaje que el óvulo fertilizado realiza hacia el útero, puede alojarse en otro lugar. Hay casos en los que toma la dirección opuesta, yendo a los ovarios y otros en los que encuentra dificultades en el recorrido, por lo cual se desarrolla a medio camino.

Síntomas del embarazo ectópico

En general, la mujer embarazada siente dolores abdominales intensos muy similares a los de los cólicos menstruales, tambien puede sufrir sangrados vaginales. Por lo tanto, el embarazo ectópico se confunde a menudo con la menstruación. 

Otros síntomas son náuseas, ganas permanentes de orinar, vómitos y sensibilidad en los senos. Estos síntomas son los mismos que los de un embarazo normal, lo que hace su diagnóstico más complicado. En casos menos comunes, la embarazada puede incluso llegar a desmayarse de vez en cuando.

Diagnóstico

Después de buscar ayuda médica, la madre debe enfrentar algunos exámenes clínicos y de laboratorio. Entre ellos, el médico suele ordenar una prueba de embarazo, una ecografía transvaginal y una prueba de sangre. Los resultados de todos los exámenes, luego de ser comparados entre ellos, pueden proporcionar la información necesaria para que el médico responsable pueda dar el diagnóstico.

Factores de riesgo

Existen varios factores que influyen en que una mujer desarrolle un embarazo ectópico. Entre ellos, los más importantes son el tabaquismo, cirugías abdominales previas, infecciones pélvicas causadas por bacterias como Neisseria gonorrhoeaee, Chlamydia trachomatis y una edad avanzada de la gestante. Por otra parte, una mujer que ya ha sufrido un embarazo ectópico tiene diez veces más probabilidades de desarrollar el problema de nuevo.

Tratamiento

Desafortunadamente, cuando el embarazo es de este tipo, debe ser detenido inmediatamente, debido a los altos riesgos que puede traer a la salud de la mujer embarazada. Después de confirmar el diagnóstico, se recomienda que las mujeres se enfrenten a una cirugía para interrumpir el proceso de gestación. Si eso no se hace, puede haber ruptura de las trompas de Falopio, lo que puede causar una hemorragia intensa, pudiendo inclusive causar la muerte de la embarazada.

Una mujer que haya sufrido un embarazo ectópico y sometida a una operación para interrumpir el mismo, puede quedar embarazada después de un período de 12 a 18 meses. Es posible que la misma desarrolle un embarazo completamente normal, aunque, como se ha explicado, las posibilidades de que se repita la experiencia es mayor. 

Por todo esto, es esencial mantener un contacto con tu médico antes de quedar embarazada, adoptar hábitos de vida saludables y tomar las precauciones necesarias para que los riesgos sean reducidos al mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...