Como cultivar hortalizas y condimentos en casa




En general todas aquellas que cocinamos, o las que comemos, preferimos por ejemplo, una albahaca fresca a una industrializada. Pero, ¿cómo conseguir verduras y especias frescas sin tener que ir a la feria todos los días? Una pequeña huerta instalada en nuestra casa puede solucionar este problema

Y ni tenemos derecho a excusas como "pero yo vivo en un departamento" o "no tengo espacio para plantar" porque con ideas simples y prácticas cualquiera puede cultivar estos alimentos. El espacio para cultivar una mini huerta puede ser muy pequeño e incluso inusual. 

El alféizar de una ventana servirá perfectamente para poner cuatro o cinco pequeñas macetas. Un rincón en tu área de servicio también puede albergar nuestras plantitas, inclusive puedes atreverte a hacer una huerta vertical en aquel pequeño corredor.


Pero debes tener en cuenta que lo más importante es que el sitio destinado a la mini huerta reciba luz solar directa (preferiblemente por la mañana), porque las plantas necesitan al menos cuatro horas de luz natural para crecer. 

También debes tener en cuenta que el local reciba aire fresco, pero que no sea una corriente de viento fuerte. Los materiales para hacer nuestro pequeño jardín también son simples y baratos. Es posible utilizar pequeñas macetas individuales, hechas de plástico, cerámica o arcilla. También puedes utilizar las cajas rectangulares, hechas de plástico, y plantar várias especies de plantas en la misma pieza. Estas cajas son ideales cuando el espacio es muy limitado.

Y puedes ser aún más ecológica y natural y reutilizar las botellas de plástico y latas de aluminio, aquellas de las achocolatadas o de la leche en polvo, para hacer tus macetas. Sin embargo, debes prestar mucha atención a la posibilidad de drenaje de los recipientes, porque si drenan, las raíces de la planta pueden pudrirse y tu trabajo se derrumbará literalmente.


Luego de lo mencionado es el momento de invertir en la preparación del terreno para garantizar un jardín saludable y constante. Puedes comprar tierra fertilizada o hacer una mezcla en dos partes iguales de tierra común, agregar una parte de abono orgánico y otra parte de arena, esta última facilitará el drenaje. Con esta simple mezcla suave las raíces encontrarán camino para crecer rapidamente. 

Elije semillas que pueden ser cebollino, el perejil, la albahaca, la menta, el hinojo, melisa, etc. Todo depende de tu gusto personal y también del uso que le das. Colócalas en la tierra preparada y espera.

Para el mantenimiento recuerda que deberás regar tu pequeña plantación todos los días, pero sólo lo suficiente para humedecer el suelo, ni pienses en llenar de agua las macetas. A medida que vayas utilizando los condimentos, realiza el mantenimiento con los fertilizantes y también una poda para eliminar las hojas magulladas o marchitas. Seguramente recibirás un elogio más a la hora de servir la comida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...