Lugares más dolorosos para un tatuaje


Algunas mujeres hablan del placer de hacerse un tatuaje, otras se han quejado del dolor que éstos causan y optan por desistir de esa decisión. Pero, después de todo ¿duelen los tatuajes? Optamos por hacer una breve guía con aquellas partes del cuerpo que son más sensibles al dolor, principalmente cuando las exponemos a estas obras de arte. Toma nota…

El dolor es una sensación relativa

Todos sabemos que hay personas que son más sensibles al dolor, mientras que otras son más resistentes al mismo. Es por esta razón que se explica que el dolor es una sensación relativa, es decir, depende de quién la está sintiendo, pero ¿qué pasa cuando se trata de un tatuaje? Ah, cuando se trata de tatuajes, no hay muchos cambios en lo que ya mencionamos. Así que, ¿cómo sabemos lo mucho que duele o no hacerse un tatuaje?

Depende de la ubicación

Para responder a esta pregunta recurrimos a los expertos en el cuerpo humano y por lo tanto nos encontramos con que la sensibilidad al dolor varía dependiendo de la ubicación del cuerpo y por lo tanto se divide en 3 categorías:

Dolor leve. Se siente en partes del cuerpo que se mantienen en contacto constante con el medio externo y por lo tanto se vuelven menos sensibles. Ejemplo: los omóplatos, las pantorrillas, los brazos y muslos exteriores.

LEE TAMBIÉN:

Dolor Moderado. Se hace sentir en las partes del cuerpo donde hay una menor cantidad de grasa, muchos nervios y que están menos expuestas al ambiente externo. Ejemplo: parte interna de los muslos, los tobillos, los pies, las manos, las axilas, detrás de las orejas.

Dolor intenso. Se hace sentir en las partes del cuerpo que tienen escaso contacto con el medio ambiente, poseen nervios y ganglios y todavía están cerca de órganos vitales, tales como la cara, los riñones, el corazón y los pulmones. Ejemplo: el cuello, zona de las costillas, los genitales o proximidades, el pecho, la espalda baja, columna vertebral, cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...