Los riesgos de dormir poco


¿Duermes las horas necesarias? Te mostramos las consecuencias de las pocas horas de sueño. Uno de los principales problemas de salud de la población mundial es el resultado de pocas horas de sueño y sin horarios adecuados a las necesidades físicas y psicológicas de cada uno.


Si duermes mal, no pienses que estás sola en la batalla de "contar ovejitas" todas las noches, ya que el insomnio es un problema de salud pública, que tiene graves consecuencias en la vida de las personas que sufren con problemas de sueño.

Consecuencias de un mal dormir

El sueño es un período de descanso que el cuerpo necesita para renovar energías y cuyas virtudes son innumerables. Dormir mal cuadruplica la probabilidad de padecer enfermedades, en comparación con los que duermen como se debe. Aquellas personas que duermen poco tienen tres veces más problemas de concentración que una persona que duerme bien. 

Las pocas horas de sueño desregulan el funcionamiento del cerebro, aumentan el estrés y la probabilidad de sufrir enfermedades relacionadas con el corazón y la diabetes. La falta de sueño inhibe la producción de insulina (hormona que regula el azúcar en la sangre) por parte del páncreas, aumenta la cantidad de cortisol, una hormona asociada con el estrés, que posee el efecto contrario al de la insulina, causando una alta tasa de glucosa en la sangre.

Más evidente es el hecho de que la falta de sueño conduce a deterioros cognitivos como la percepción, la atención y la memoria, y pone en peligro la capacidad de acumular conocimientos, provocando además cambios de humor.

Ansiedad, estrés, depresión, problemas en el trabajo y las preocupaciones de la familia son los principales culpables por los trastornos del sueño. Los problemas físicos (enfermedades, dolor), los niños pequeños y los ronquidos de la pareja son otros factores que parecen afectar las horas de sueño.

TIPS PARA DORMIR CORRECTAMENTE

·  Si duermes mal, trata de dormir mejor y aumentar las horas de sueño.
·  Acuéstese sólo cuando tengas sueño. Acostarse antes de que este llegue, forzándolo, sólo aumenta la ansiedad y por lo tanto retrasa la hora de dormir.
· Prepara el lugar donde duermes, de manera que sea lo más cómodo posible. La temperatura, el ruido y la intensidad de la luz son aspectos a tener en cuenta.
·  Evita las comidas demasiado “pesadas” antes de acostarte.
· Evita hacer ejercicio físico cuatro horas antes del momento de irte a dormir .
· Reduce la ingesta de estimulantes con cafeína como los refrescos cola, café, té negro, guaraná o bebidas deportivas.
·  Puedes anticipar la hora de dormir con un baño caliente y relajante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...