Curiosidades sobre los perfumes


Toda mujer tiene al menos un buen perfume en casa... Aquel que usa en ocasiones especiales y, probablemente dice mucho sobre su personalidad. Así que, si también eres una apasionada por los perfumes, vale la pena tomarte unos minutos para leer la siguiente información y curiosidades…

¿Donde debo aplicar el perfume?
Las mejores partes del cuerpo para pasar el perfume son: el cuello, entre los senos, las muñecas y una gota detrás de las rodillas. Eso es debido a que son lugares de gran circulación sanguínea, lo que facilita la difusión del perfume.

Perfumes relacionados con la seducción
¿Existen realmente los perfumes afrodisíacos? En realidad, nunca se probó nada en este sentido. Mucho se ha hablado de las feromonas, pero nada se ha demostrado científicamente. Sin embargo, la fragancia gourmand (aquella con aromas comestibles) con notas de vainilla y chocolate, aromas con notas de pimienta y nuez moscada o perfumes con notas florales y sensuales como el jazmín y el nardo, pasan una connotación de sensualidad y seducción.

Demasiado perfume ¿puede causar dolor de cabeza?
Este es otro tema controversial sobre los perfumes, pero tampoco tiene ninguna prueba científica. De todos modos, si usamos el sentido común, sabemos que algunas personas son más susceptibles a los dolores de cabeza cuando se exponen a ciertos olores y pueden ser perfumes u otras sustancias como la gasolina, la pintura, etc.

¿Se puede usar perfume, desodorante y crema hidratante?
No hay nada malo en usar desodorante y perfume al mismo tiempo, como la dosis de desodorante es baja y se evapora rápidamente, no habrá problemas. La crema hidratante, siempre que tenga un perfume suave o neutro, puede ser aplicada a la piel antes de pasar el perfume, ya que ayuda incluso a la permanencia del perfume en la piel. Pieles hidratadas ayudan a fijar la fragancia.

¿Es normal tener dificultades para sentir nuestro perfume?
Es muy común escuchar las quejas de personas que no sienten el olor de su perfume. Esto es porque se cree que desde el momento en que te acostumbras a la fragancia que utilizas más a menudo, sólo lo sientes al momento de rociarlo o cuando conscientemente tratas de prestar atención a ella.

No exageres en la cantidad de fragancia. Ten como costumbre aplicar siempre la misma cantidad que aplicabas al momento que te compraste el perfume.

Ahora ya lo sabes: nada de exageraciones al momento de rociar sobre el cuerpo tu perfume favorito. Y, si esperas una mejor fijación de la fragancia, recuerda aplicarte una crema hidratante suave antes dl perfume. Estos consejos y curiosidades pueden ser muy útiles en tu día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...