Cruzar las piernas es perjudicial


Cruzar las piernas puede ser sinónimo de elegancia, un gesto habitual de casi todas las mujeres pero, cuidado, puede provocar algunas malas consecuencias… El hábito de cruzar las piernas afecta la postura debido a que con este movimiento provocamos un desnivel en las caderas,  haciendo que la columna vertebral pierda su curvatura fisiológica y quede más inclinada hacia un lado, lo que aumenta las posibilidades de desarrollar escoliosis y problemas de circulación sanguínea.

El hábito de cruzar las piernas es muy común pero, a pesar de ser una posición cómoda, no debemos abusar de ella. Más tarde podremos sufrir las consecuencias, pudiendo ser éstas irreversibles y muy dolorosas. Normalmente, cuando nos encontramos frente al computador o en algún sitio, esperando la llegada de alguien o simplemente al conversar, es muy común que adoptemos esta postura. Cruzar as piernas es una de las formas de relajar algunas partes del cuerpo pero, lo que muy pocos saben es que puede perjudicar (y mucho) nuestra salud.


El cruce de piernas hace que la región pélvica sufra un desequilibrio, causando que la columna se desvíe hacia la izquierda o hacia la derecha (en general, hacia el mismo lado). Así que ten cuidado, porque la posición, que normalmente se asocia con la relajación, puede conducir a un problema de espalda grave o escoliosis. Otra cosa, el tener apoyada una pierna sobre la otra afecta la circulación, impidiendo el normal flujo sanguíneo.


Una alternativa es cruzarlas a la altura del tobillo. Por lo tanto, los efectos sobre la columna, se reducirán al mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...