Liposucción. Mitos y verdades


Cada vez más comentada y deseada, la liposucción es el objetivo de muchas dudas, temores y anuncios engañosos. Todos los días hay un nuevo tipo de técnica milagrosa de esta cirugía estética, por lo que hoy te aclaramos un poco de sus mentiras y verdades. ¿Es dolorosa? ¿Quién la puede realizar? ¿Con qué anestesia? La respuesta a esta y muchas otras dudas, te mostramos en el siguiente post…

¿Qué es la liposucción?
Se trata de un procedimiento quirúrgico o cirugía (necesita de anestesia y requiere incisión), que elimina la grasa mediante aspiración (lipo=grasa). Todo procedimiento que elimina la grasa con una cánula que aspira es un tipo de liposucción. Esto es independiente del tipo de anestesia (local, general o epidural) y del sitio donde la misma se realiza (clínica, consultorio u hospital).

¿Qué médico puede hacer una liposucción? 
La liposucción es una cirugía de la especialidad de la cirugía estética, por ello solamente los cirujanos plásticos la pueden realizar. Todas estas explicaciones serían prescindibles, si no fuera por los numerosos médicos no cirujanos plásticos que realizan la liposucción, especialmente en clínicas y consultorios, ya que los hospitales suelen pedir el diploma de especialización profesional para operar.

¿La liposucción es peligrosa? 
Como cualquier cirugía, la liposucción tiene sus riesgos. Cuanto mayor sea el procedimiento (más grasa se ​​elimine y mayor sea el área a ser aspirada), mayor será el riesgo. Procedimientos muy pequeñas y con anestesia local tienen menos riesgo que los grandes, con anestesia general. Sin embargo, incluso las liposucciones más grandes, son muy seguras, desde que se realicen en los hospitales y por especialistas. 

La liposucción es la cirugía estética más comúnmente realizada hoy y con bajas tasas de complicaciones. Lo que pasa es que muchas no se hacen en una clínica especializada y autorizada (éstas tienen menos estructura de seguridad) y, a menudo por los médicos que no son especialistas.

¿La liposucción con anestesia local es más segura? 
¡No siempre! La liposucción con anestesia local está bien indicada cuando la paciente realmente tiene poca grasa para extraer (menos de un litro), y es posible eliminar todo, en un solo procedimiento. Cuando la liposucción se divide en “lotes”, haciendo varios procedimientos en diferentes áreas y en diferentes etapas, el índice de seguridad cae mucho y es más peligroso que hacerlo sólo en una cirugía mayor, bajo anestesia general o epidural. 

Varios procedimientos suman los riesgos de cada uno, además de tener una mayor probabilidad de imperfecciones, asimetrías, mayor tiempo de recuperación (si los procedimientos son añadidos) y la menor seguridad al no operar en un entorno hospitalario.

¿Cómo se hace la liposucción? 
Toda liposucción comienza con una pequeña incisión en la piel (aproximadamente 4 mm) para la entrada de la cánula. Se inyecta con un tipo de aguja con extremo romo (no cortante), una solución compuesta por un tipo de suero fisiológico (para aumentar el volumen de la grasa), adrenalina (para reducir el sangrado), y un anestésico local (para evitar el dolor).

Todas las liposucciones son tumescentes, o sea, usan una solución que entumece la grasa. Después de esperar que la solución inyectada actúe, se introduce una cánula para aspirar la grasa. Es precisamente el tipo de cánula lo que hace los distintos tipos de liposucción. Todas ellas se pueden realizar con todo tipo de anestesia (local o general), dependiendo del tamaño de la cirugía.

¿Cuál es la diferencia entre liposucción y lipoescultura?
La Lipoescultura es una liposucción, donde se usa la grasa retirada como un injerto para aumentar el volumen de otra área (por ejemplo, aumentar los glúteos o suavizar arrugas faciales, etc). Ambas remueven grasa, pero la lipoescultura injerta (es inyectada en otra parte). La liposucción de varias áreas del cuerpo es una liposucción de mayor porte, pero aún así sigue siendo una "aspiración".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...