Cómo preparar la carne de soja


Si te resistes ante la idea de incluir la soja en tu menú, piénsalo dos veces. Bien sazonada e incluyéndola en buenas recetas, quedará tan sabrosa y exquisita como la carne. En tiempos de aumento de los precios, especialmente de carnes, la soya puede ser una buena opción para el día a día. Bien preparada, no saberá muy diferente al pollo o la carne, además de poseer un alto valor nutritivo, minerales y vitaminas. 

De hecho, lo que muchas veces le da un sabor extraño a la soya es una enzima de nombre complicado, lipoxigenasa. La buena noticia es que es fácil de evitar ese sabor y dejar las recetas con ese ingrediente más apetecibles. El secreto está en la preparación. Hidratarla adecuadamente y “abusar” de los condimentos, hace toda la diferencia. Revelamos algunos secretos para que prepares platos muy especiales, para toda la familia.


Trucos para mejorar el sabor de la soja

Hidratarla bien

1. Cubre la soja con agua caliente y agrega el jugo de ½ limón. Deja reposar por 30 minutos o hasta que quede tierna. Este procedimiento sirve para todos los tipos de soja.

2. Escurre la soja con la ayuda de un colador o tamiz. Retira el agua restante, exprimiendo con la mano. Recuerda dejarla ligeramente húmeda.

Esmérate en el sazonado

Si, por lo general, sólo utilizas la cebolla y el ajo, apuesta por la diversificación. Para ello, saltea 1 cebolla picada en aceite de oliva, añade 1 diente de ajo picado y 1 cucharadita de laurel en polvo (si lo deseas, utiliza dos hojas grandes). 

Pon la proteína de soja, ya escurrida, mezcla y cocina durante 3 minutos. Sazona la mezcla con sal, orégano al gusto y una pizca de comino. Si quieres, también puedes utilizar la pimienta roja seca. Rocía con shoyu (salsa de soja), mezcla y, en pocos minutos, estará a punto. Para terminar, pon el perejil picado o albahaca fresca, picada también.

En algunos mercadillos de productos naturales, es fácil de encontrar el tocino vegetal. Su sabor imita el tocino común, pero es natural y tiene una textura granulada. Utiliza 1 cucharada (sopera) con la cebolla y el ajo al sazonarlo, para acentuar el sabor de la receta. Para el caso de salteados con verduras, preparar la soja aparte. En los últimos minutos, añadirle las verduras.

¿BENEFICIOS? Su gran valor nutricional hace de la misma un alimento que puede incorporarse y aportar muchos beneficios a la dieta de toda la familia. Rica en hidratos de carbono complejos, vitaminas y minerales, componentes indispensables en la dieta de cualquier persona que practica deporte. También contribuye a mejorar la calidad de la dieta, ya que es rica en proteínas de alto valor nutricional y baja en grasas saturadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...