6 usos de la leche en el hogar


¿Ya pensaste en utilizar la leche para limpiar los cubiertos o eliminar las manchas de objetos de plata? Sí, es posible hacer esto y mucho más, gracias al ácido láctico presente en este líquido. Toma nota de los diferentes usos que podemos darle a la leche en las tareas del hogar.

1. Ropas sin manchas de vino

¿Tu prenda favorita se manchó con vino? A no preocupar, simplemente deberás sumergir inmediatamente la prenda manchada en un poco de leche para que estas desaparezcan para siempre. Haz el procedimiento de la siguiente manera: sumerge la parte manchada de la prenda en la leche durante unos quince minutos, escurre el exceso y lava la misma con detergente (si el modelo requiere de limpieza en seco, enviarlo a una lavandería). Las proteínas presentes en la leche reaccionar con el vino porque ambos tienen carga eléctrica similar, provocando el desvanecimiento de las manchas.

2. Manchas de tinta de pluma

Manchar la ropa con tinta de pluma es muy común. Cuando suceda este tipo de accidente, deja la parte afectada sumergida en la leche durante 30 minutos y luego lava la misma con detergente. En contacto con las proteínas de la leche, las manchas de tinta serán expulsadas rápidamente de una tela.

3. Grietas en la porcelana

Con el tiempo, las piezas de porcelana comienzan a agrietarse. Tu puedes resolver ese problema hirviendo cuidadosamente las mismas con leche. El líquido reacciona con la arcilla o el caolín de la porcelana y cierra las grietas y rajaduras. No temas probarlo, es muy eficaz.

4. Bañera 100% limpia

Si renuncias a utilizar algunos aceites esenciales al recordar el enorme trabajo que se necesita para limpiar la bañera luego de tomar el baño, toma nota de este fantástico truco: después de llenarla con agua tibia y antes de la introducción de esos productos, vierte un litro de leche. Este alimento forma una delgada película que atrae el aceite, evitando que se pegue a las paredes de la tina.

5. Plantas libres de hongos

En un rociador, mezcla una parte de leche con nueve de agua y rocía sobre las plantas que presentan algún tipo de hongos. ¿Por qué funciona? La explicación es simple: la grasa presente en la bebida forma una capa protectora en las hojas y el pH (acidez) crea un ambiente inadecuado para esos pequeños y molestos hongos que continúan multiplicándose y causando daños. Lo ideal es repetir este procedimiento una vez por semana durante un mes.

6. Objetos de plata como nuevos

Pon en remojo durante unos minutos los cubiertos de plata ennegrecidos, en la leche agria y luego uno por uno enjuaga con agua tibia. Cuando agria, el fluido reacciona químicamente sobre la oxidación de la plata (que oscurece el metal), disolviéndolo por completo.


¿No te parecen soluciones ingeniosas? Ponlas en práctica y comenta los resultados obtenidos… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...