Como elegir el color correcto para el cabello



Sea para cubrir las canas, para lucir un aspecto más joven o simplemente para tener un look más sexy y diferente, la mayoría de las mujeres acaban, tarde o temprano, tiñiendo su cabello. Hoy en día, cada vez más temprano recurrimos a las mismas, por lo cual es muy importante saber cual es el color más apropiado según nuestro color de piel y cabello. Te mostramos una guía rápida para hacerlo correctamente


El color natural de los cabellos varía con la edad y, en general, oscurece en la adolescencia, por lo que muchas mujeres optan por escoger un color distinto al original.

Al momento de elegir un color artificial, los preferidos por las mujeres son el rubio y el color marrón rojizo.

Un pelo rubio resalta el tono de piel dorado, ilumina la cara y le da un aspecto más atractivo, además de desviar la mirada de las imperfecciones del rostro. La desventaja de teñir el pelo de rubio es que requiere más mantenimiento, las raíces oscuras se ven fácilmente en un pelo claro.

Un cabello castaño refleja mucho más la luz, y el cabello se verá más brillante. Ayuda a que el cabello se vea más grueso y más fuerte, por lo que es el color ideal para aquellas mujeres que tienen el cabello fino. El tinte castaño trasmite una imagen de fuerza y carácter. El inconveniente de este color es que con el lavado frecuente y la exposición a la luz solar, tienden a transformarse en un color rojizo.

Si optas por un tinte más oscuro, el mismo no iluminará tanto la piel y acentuará las sombras y arrugas. No se recomienda para las personas muy mayores.

El tinte pelirrojo es el tono para las mujeres más osadas, ofreciendo un rostro extraordinariamente iluminado. Atención al tinte rojiza que elijas y cómo lo aplicas, ya que aplicado en forma incorrecta podrá dar un aspecto vulgar en vez de sofisticado.

Aquellas que tengan un tono de piel cálido (pieles doracas o amarillas), deberán optar por los tintes castaños, avellanas o color miel. Deberán evitar tonos muy luminosos y fríos, como los tonos grises que la piel luzca más azulada.

Pieles con tonalidades frías, es decir, colores rosa o azulados, deben utilizar tintes con colores claros o rubios cobrizos. Si tienes un tono de piel rosado, evita el tinte rubio dorado, estos hacen que la piel se vea más rojiza.

Cuando se trata de mechas, hay que tener mucho cuidado al momento de elegir el tinte, además de los tonos de piel es importante tener en cuenta el color de pelo, a menos que se recurra primero a la decoloración del pelo o se aplique a un cabello previamente teñido del color apropiado.

Si se trata de un cabello rubio natural, existe una mayor gama de opciones debido a que hay muchos tonos que se funden con facilidad con el color original del pelo. Si tu tono de piel es clara, deberás optar por mechas de color dorado o caramelo. Evita las mechas de color rubio casi blanco.

Si tenemos como base un pelo castaño, se recomienda mechas más claras, pero sin exceder más de tres tonos en relación con el color base. Si tu pelo es marrón muy oscuro o negro, puede optar por mechas desde que las mismas sean de una tonalidad castaña, ligeramente más claras que el color base.

En cabellos pelirrojos, lo ideal es utilizar los reflejos castaños o caoba. En algunos casos, mechas con tintes dorados se pueden utilizar en un pelo rojo cobrizo, dependiendo de la tonalidad de la piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...