Cómo evitar las compras compulsivas



Con algunas técnicas simples podrás evitar gastos innecesários y controlar la manía de comprar compulsivamente. Cuando estás en una tienda o supermercado con un producto en manos y pensando si lo llevarás o no, simplemente tratas de reforzar la elección en tu cabeza. Si en estos casos, puede elegir la opción "no", vas por buen camino. Pero si tu única respuesta es "sí", puedes estar gastando dinero innecesariamente.


Miles de mujeres se llenan de deudas absurdas por el simple hecho de no poder decir "no" a sí mismas. En su lugar, compran artículos innecesarios y tratan de justificar esa actitud para no culparse después.

Si te sientes identificada y deseas evitar las compras innecesarias, lee estos diez sencillos consejos que te dejamos a continuación:

1. Cada vez que tengas en mano un objeto que estás pensando en comprar, piensa en cinco razones para no hacerlo. Si encuentras defectos suficientes, no lo lleves a casa.

2. ¿Has buscado el objeto que deseas comprar en otra tienda para ver si es más barato? ¿Es más barato la compra online? ¿Es posible comprar más tarde, para guardar el dinero en tu cartera?

3. ¿Tienes un producto similar en casa que no utilizas? Para qué comprar un libro nuevo, si usted tiene varios en la estantería esperando a ser leídos?

4. Piensa si realmente estás satisfecha con el producto. ¿Tiene algún defecto? Analiza bien tus compras, así, será mucho más fácil decir "no".

5. Si encuentras algo que te gustó mucho, pero es caro, espera por lo menos 24 horas antes de comprarlo. Si todavía sientes que la necesitas, en ese caso cómprala.

6. Registra tus gastos. Así podrás ver si estás gastando dinero innecesariamente y descubrir dónde y cómo hacer los recortes financieros.

7. Si es posible, come en tu casa. Comer en los restaurantes a menudo puede hacer que tu dinero desaparezca mágicamente.

8. Cada vez que concurras al supermercado, lleva una lista de compras. Así, irás directamente a lo que necesitas sin tener la tentación de comprar otras cosas.

9. Opta por caminar, andar en bicicleta o autobús... pero deja el coche en casa por lo menos algunos días de la semana. Ir junto a un compañero de trabajo o estudio también es una gran opción, ambas partes podrán economizar dinero. Así, te verás libre del estrés del tráfico y dar más vueltas buscando un lugar para estacionar. También llevarás menos cosas porque la capacidad de carga será menor. Y por supuesto, el dinero de la gasolina será utilizado para otros gastos al final del mes.

10. Reserva un monto mensual para depositar en una cuenta de ahorros o simplemente guardarla (esconderla, si es necesario) en tu casa. Después de algún tiempo, tendrás una buena cantidad de dinero para hacer ese viaje que tanto deseas.

Cuanto más pienses y analices antes de comprar, más dinero ahorrarás. Además, te sentirás más feliz con tus decisiones de compra. Recuerda, una mujer que ahorra dinero y administra bien los ingresos es una mujer de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...