Los desafíos de la convivencia



Es necesario que la pareja se encuentre preparada para la convivencia. La decisión de vivir con alguien antes del matrimonio es la elección de muchas parejas en la actualidad. Con la modernización de las relaciones, esta decisión puede convertirse en una oportunidad para saber si la unión funcionará. Pero, esa decisión no es tan simple, vivir con otra persona requiere paciencia y aprendizaje.

Dividiendo el mismo techo

Cada día son más las parejas que deciden vivir juntos y compartir el mismo techo sin la necesidad de celebrar la boda. Dividir la casa con otra persona y despertar cada mañana junto a ella requiere un análisis previo profundo de la situación. Para convivir es necesario evaluar todas las condiciones de la pareja y establecer un acuerdo mutuo.

Vivir juntos es tener que aprender a compartir y dividir las cosas buenas y malas con otra persona. Eso significa tener que ceder y estar dispuestos a negociar todo el tiempo con la otra parte. Por mucho que pensamos que ya conocemos a la otra persona, cuando pasamos a vivir con ella es que realmente conocemos sus hábitos, manías, defectos y cualidades. Es sólo entonces que sabremos si el amor pasará por encima de todos los defectos y si la relación va a sobrevivir.

Qué se necesita para vivir juntos

1. Decidir dónde vivir: es el primer paso para la convivencia. Es necesário establecer el lugar físico dónde van a vivir y tener en cuenta la voluntad de cada uno de empezar a ceder al otro.

2. Acuerdo de tareas: deberán llegar a un común acuerdo acerca de las tareas del hogar, entre otras. Puede parecer poco importante, pero este tema puede llevar a las parejas a pequeños malentendidos y peleas que pueden llevar la relación a su desgaste y fin.

3. Rutina de la pareja: cada uno debe estar dispuesto a ceder a los deseos del otro y entrar en un acuerdo durante el tiempo libre. A los hombres les gusta ver fútbol, a las mujeres no, en cuyo caso es necesario llegar a un acuerdo que favorezca a los dos.

4. Sentido común: es esencial para una relación duradera. Tener momentos para los dos o con amigos es muy saludable, esto hará que la relación no se convierta en una adicción y sí en compañerismo.

5. Común acuerdo: es necesario analizar si la pareja está de acuerdo con esta unión y si está dispuesta a adaptarse a esta nueva relación. Vivir con otra persona requiere ceder constantemente para que la relación no sea conflictiva.

Es fundamental tener en cuenta que vivir juntos puede ser muy lindo al principio, pero con el tiempo van apareciendo las dificultades y en ese momento la pareja debe estar preparada para enfrentarlas. Por lo tanto, la pareja debe estar de acuerdo con esta relación y evaluar primariamente los pros y los contras de convivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...