Aspecto de las uñas puede indicar enfermedades



Aprende a conocer cómo está tu salud en general con el simple hecho de analizar tus uñas. Cambios en la forma de las uñas, manchas, descamaciones, son algunos de los síntomas que se pueden observar, de una sencilla micosis hasta una enfermedad cardíaca. Es por ello que muchos médicos piden ver las manos de los pacientes durante el examen clínico.


Los cambios patológicos en las uñas deben ser rigurosamente observadas porque son señales de la falta de nutrientes, estrés y micosis, hasta problemas más graves como cirrosis hepática, insuficiencia renal y la endocarditis (inflamación del revestimiento interno del corazón, causada generalmente por bacterias), incluso trastornos circulatorios periféricos, cardíacos e intestinales. 

Los médicos afirman también otras causas como dermatitis de contacto, lupus eritematoso (enfermedad crónica que causa inflamación en diversas enfermedades del cuerpo).

DATO: ¿Sabías que las uñas crecen, en promedio, tres milímetros por mes y las de las manos crecen cuatro veces más rápido que las de los pies? 

Las líneas finas y verticales que aparecen como arañitas corresponden a la rotura de vasos sanguíneos minúsculos, desaparecen por sí solas y no siempre son motivo de preocupación.

Las líneas blanquecinas transversales en varias uñas puede ser síntoma de reacciones adversas a fármacos, tumores, desórdenes metabólicos, y/o enfermedades infecciosas (tuberculosis o malaria), también problemas renales y cardiovasculares. Una banda rosa en el extremo es señal de cirrosis o insuficiencia cardíaca congestiva, mientras que cuando las uñas se vuelven de color amarillo, delgadas y con poco crecimiento, no debería descartarse el asma, la tuberculosis o la bronquitis crónica.

Algunos antibióticos utilizados para tratar infecciones bacterianas incitan la aparición de pequeñas manchas en las uñas. Así que deberás estar atenta a los cambios de color, forma y textura de las uñas.

Las manchas blancas pueden ser anemia, deficiencia de zinc y proteínas, dermatitis de contacto, alergia a los jabones y esmaltes de uñas, detergente, intoxicación por metales pesados e, inclusive, insuficiencia renal.

Manchas amarillas en los fumadores también indican el uso crónico de antibióticos, el consumo excesivo de beta caroteno (precursor de la vitamina A, que se encuentra en las zanahorias, las remolachas y papaya). Diabetes, micosis y enfermedades del hígado.

Las manchas violáceas pueden corresponder a infecciones por hongos, tumores, oso de medicamentos coagulantes, afecciones cardíacas, lupus.

Aquellas manchas en las uñas que se presentan mitad blanca y roja pueden ser síntomas de problemas renales. Las manchas de color negro pueden corresponder a la presencia de tumores y el cáncer de piel (melanoma).

Cuando las uñas adoptan una forma cóncava, con los extremos levantados, puede señalarse la falta de hierro en el organismo o anemia, enfermedad coronaria, hipotiroidismo o desnutrición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...