Tratamientos caseros para pies



Lucir pies bellos y saludables es una de las cosas que más preocupa a la mayoría de las mujeres. El problema es que a veces por falta de tiempo, dejamos de lado la atención que necesitan y en esta zona la piel se reseca. Presta atención a los tratamientos y recetas caseras para el tratamiento de los pies que te presentamos a continuación y deja de lado la vergüenza de lucirlos...


Al menos una vez a la semana es necesario exfoliar los pies para evitar la sequedad y el agrietamiento. Para eso hay que mezclar 2 cucharadas pequeñas de miel con 4 cucharadas de azúcar y masajear suavemente los pies antes del baño. Luego secarlos bien y pasar una crema hidratante.

Al usar calzados abiertos, los pies se exponen a la luz directa del sol, al viento y a otros factores naturales que hacen que los mismos se resequen, provocando grietas principalmente en la zona de los talones. Pies agrietados no son agradables, sobre todo en ese momento más íntimo, que es placentero dar y recibir caricias con los pies.

* Manzanas para los talones. Ralla una manzana y aplica en los talones para hidratar y dejar la piel más delgada.

* Cebollas para quienes usan tacones altos. La cebolla es un buen calmante para los pies de aquellas mujeres que por su trabajo o simplemente por vanidad, constantemente usan tacones muy altos. Ralla la cebolla, tome la pasta que resulta y envuelve la misma en un trozo de gasa o un paño y que cubra todo el talón. Haz este tratamiento dos veces a la semana. Resultados inmediatos

* Repollos (también llamado col) para talones bellos. Otro remedio casero es tomar hojas frescas de col y cubrir el talón durante la noche. Por la mañana aplicar una buena crema hidratante. Este tratamiento hidrata y evita las grietas.

* Pies saludables y suaves. Puedes pasar vaselina, envolviendo luego con papel film y utilizando luego una media, hazlo momentos antes de ir a dormir... tus pies se verán sorprendentemente lisos y bellos.

Baño de leche y crema de propóleos

Ingredientes:
1/2 litro de leche
1 litro de agua filtrada
100 g de vaselina
1 cucharadita de miel
1 cucharadita de extracto de propóleo

Preparación: Batir la vaselina hasta que la misma se vea de color blanquecino. Agrega la miel y el extracto de propóleo, mezclar bien. Listo, tu crema de propóleo está pronta para usar. Almacena en un recipiente con tapa. Hierve el agua y añade la leche a temperatura ambiente (luego de retirada el del fuego). Pon en un recipiente que entren tus pies.

Aplicación: Deja los pies en el agua durante unos 10 minutos. Retíralos del recipiente y sécalos bien. Inmediatamente después, aplcar la crema de propóleos. Repite el procedimiento diariamente hasta que se obtenga el resultado deseado. Luego, para mantener, al menos una vez a la semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...