Qué tener en cuenta antes de pensar en el divorcio



El divorcio es una decisión muy importante en una relación sentimental. Antes de tomar la decisión de divorciarse definitivamente es necesario reflexionar profundamente sobre las razones que te han llevado a pensar en optar por el mismo. Te mostramos algunas preguntas que deberás hacerte a ti misma antes de pedir el divorcio para que luego no te arrepientas de esta irreversible decisión


En primer lugar, entiende que todas las parejas tienen desacuerdos, más o menos severos, independientemente de su condición social o tiempo de la relación. Esto es natural y necesario para la pareja madure con las diferencias, aprendiendo a convivir con los defectos y cualidades de cada uno. 

Si su matrimonio ha llegado a un punto crítico, antes de buscar un abogado, procura responder con sinceridad a las cuatro preguntas que te dejamos. Ellas pueden ayudarte a reconsiderar esta decisión.

¿Hice todo lo que estaba a mi alcance?

Sólo pedirle cambios a la otra parte no solucionan el problema. También debes haber luchado para que la relación pueda recuperarse. A menudo, el fin de la relación puede parecer una alternativa atractiva a los problemas que enfrentas en la vida cotidiana, pero tal vez no sea la mejor manera de resolver las cosas.

Es posible que la opción más saludable sea reevaluar lo que te molesta, y, aún que hayas hecho mucho para mantener tu matrimonio, trates de hacer un último esfuerzo para mantenerlo con vida.

¿Cómo afecta esta decisión a mis hijos?

Cuando piensas en el divorcio, tienes que entender que esta decisión es muy grave y puede afectar a otras personas además de ti misma. Si tienes hijos, deberás reflexionar cómo se verán afectados si realmente decides separarte. 

Aunque muchos dicen que un divorcio pacífico es mejor para los hijos que un matrimonio problemático, los divorcios casi nunca son completamente pacíficos. Si, finalmente llegas a la conclusión de que la separación es de salida más razonable, habla con tus hijos junto con tu marido para asegurarse de que comprenden las verdaderas razones que los llevaron a decidir eso.

¿El divorcio mejorará mi vida?

Evalúa tu matrimonio con sinceridad. Haz una lista de las cosas que te molestan y, al lado, una lista de las cosas buenas que viven juntos. Confróntalos y evalúa los resultados: ¿los negativos superan a los positivos en el número o la gravedad? De lo contrario, podría valer la pena tratar de superar los problemas de pareja.

Muchas personas se divorcian con la creencia que esto los hará más felices, pero, con el tiempo, terminan por darse cuenta de que esta separación no ha solucionado todos sus problemas como lo imaginaban, por lo contrario, crean nuevos problemas. Para evitar que esto suceda, piensa muy cuidadosamente antes de tomar una decisión final.

¿Estoy lista para hacer frente a las consecuencias?

La separación tiene muchas consecuencias negativas. Incluso si fuiste tú quien pidió el divorcio,ten la certeza de que no será fácil. Te perderás algunas cosas, sentirás nostalgia y ganas de volver el tiempo atrás y tendrás que convivir con las dificultades derivadas de vivir en soledad que aquí en delante.

Además, existe la cuestión económica. Sola será más difícil organizar tus cuentas y mantener el mismo nivel de vida. Naturalmente, nadie debe permanecer en una mala relación sólo por esa razón, pero si también dudaste con los otros puntos mencionados, tal vez sean el caso de darte una nueva oportunidad para pensar en el divorcio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...