La dieta de la luna




La dieta de la luna se basa en la idea que los cambios de fases de la luna influyen en la acumulación de líquidos en nuestro cuerpo, contribuyendo en la pérdida o aumento de peso. Para perder peso con la dieta de la luna debes beber líquidos con bajas calorías durante 24 horas, los días en los cuales ocurren los cambios de fases, lo que sucede 4 veces al mes, en estos días los alimentos sólidos están completamente prohibidos.


Los alimentos sólidos deben ser sustituidos por sopas de verduras, tés, café y mucha agua, cerca de 2 litros por día. La sopa debe ser hecha con verduras pobres en calorías y carbohidratos, evitando las papas, la zanahoria y legumbres. La luna nueva es la mejor fase para iniciar la dieta de la luna, pues favorece el control de la gula.

Con la dieta de la luna puedes perder hasta un kilo por semana, pero debe ser hecha en conjunto con una dieta equilibrada y balanceada los restantes días, no puedes comer comida rápida (fast foods) o dulces durante 6 días y luego un solo día de líquidos y esperar verdaderos milagros.

Menú de la dieta de la luna

* Desayuno: un zumo de frutas naturales sin azúcar, 1 taza de té con edulcorante y leche descremada.

* Colación de la mañana: 2 horas después del desayuno, zumo de frutas naturales, variando la fruta: No debe ser la misma del desayuno.

* Almuerzo: sopa de espinacas, repollo, calabaza y cebolla. Puedes adicionar algún condimento bajo en calorías para mejorar el sabor. Luego debes licuarla.

* Colación de la tarde: 2 horas después del almuerzo, 1 vaso de zumo de fruta natural, debes optar por frutas ricas en fibras para ayudar a regular el intestino, la mejor elección es la manzana, la piña o la naranja.

* Cena: lo mismo que en el almuerzo, la sopa licuada.

Debes beber un zumo de frutas o un té con edulcorante cada 2 horas para evitar que los niveles de azúcar suban o bajen y sientas muchas ganas de comer lo que no debes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...