Carta de una mujer a Santa Claus



Querido Santa Claus:
Le escribo con antelación porque me di cuenta de que la organización no es su fuerte, y quiero que usted tenga tiempo para preparar todo a la perfección. Para este año no tengo ninguna intención de ser humilde en mis peticiones, estoy harta de ser sensible y delicada al hacer mi pedido y recibir migajas.
Así que voy a ser muy objetiva, sigue mi lista, te puedo asegurar que muchas más mujeres la podrán disfrutar, de modo que puedes hacer las compras al por mayor y así reducir los costos.


Deseo que no haya límite en las tarjetas de crédito, y que exista un código especial para hacer compras, de modo que la factura automáticamente se ponga a cero.

Quiero un hombre de verdad, pero, hablo enserio Santa, no me traigas imitaciones! Di no a la piratería! Basta de copias!
Quiero un dispositivo instalado en el ombligo que tire hacia afuera todas las grasas consumidas, desinflando aquellas gorduritas localizadas tan indeseables por nosotras.

También quiero una aspiradora gigante con detector de hombres canallas y sinvergüenzas, de modo que si uno de ellos se apasiona, sea inmediatamente absorbido, aplastado y reducido a polvo.
No quiero depilarme nunca más! O usted transforma en moda exibir axilas y piernas peludas, o hace desaparecer de una vez por todas todos estos pelos indeseados de mi cuerpo.

Un chocolate que elimine la celulitis y humecte la piel cuando sea ingerido.
Quiero un manicure y pedicure definitiva, que dure para siempre, como si lo acabara de hacer.

Mi marido debe adivinar todos mis deseos, y cada vez que se me acerque deberá decir lo hermosa, elegante y especial que soy en su vida. Que me traiga regalos y trate bien a mi familia también. Que adivine la hora acertada de desaparecer, por ejemplo cuando yo esté con el indeseado período, o simplemente sensible en demasía.

Un regalo ideal sería un embarazo que dure solamente dos meses y un parto sin dolor. Para el ciclo menstrual, seré buena, pediré que dure 2 horas.
Quiero ropas que experimenten una metamorfosis de acuerdo con las tendencias y estaciones, con telas y tejidos autolimpiantes y autoplanchables.

Si un hombre se atreve a traicionarme, o mentirme, una luz roja se enciende sobre su nariz y que, poco después me confiese todo lo que hizo. En el caso de la más remota posibilidad de infidelidad por su parte, haz con que no logre una erección en ese momento. Pero ten cuidado, que la misma no sea definitiva, porque ello no me sería conveniente.

Quiero comprimidos que cambien automáticamente el color, la textura y el largo de mis cabellos, lo que permita una gran variedad de peinados, que volverán a la normalidad cuando lo desee.
Voy a volver a pedir un sin fin de zapatos, carteras, joyas y cosméticos, ya que mi petición anterior fue olvidada. Y también quiero un espacio que se auto organice y acomode todo a la perfección.

También voy a reiterar mi pedido en cuanto a un pequeño robot que limpie, lave, cocine y emita músicas a mi elección, que no falte a su trabajo, no pida aumento de salario y que no consuma el jabón en polvo del mes en una semana.

Quiero una cola y pechos impresionantes, piernas que causen envidia a mis enemigas, todo esto con pequeños botones que se inflan y desinflan según la ocasión, situación y mis intenciones. Qué los abdominales sean cosas que se pueden comprar ya hechas en el supermercado de la esquina.

Quiero 180 de cociente intelectual y 52 de cintura, que no sea al contrario eh!
Espero que no sea demasiado complicado atender mis pedidos querido Santa.

Con sinceros afectos
Una mujer como todas...

¿TE GUSTÓ? Compártela en tu red social favorita y haz llegar esta "simple" carta a más mujeres...

2 comentarios:

  1. Muy buenaaaaa, permiso, la comparto en mi Facebook

    ResponderEliminar
  2. Todas verdades, ya era hora que Santa nos contemplara. me la llevo ;)

    ResponderEliminar

Comenta o sugiere...