Ventajas de ser una persona optimista




¿Valdrá la pena ser optimista? Si, los optimistas tienen una cierta ventaja en la manera de enfrentar los problemas. En el siguiente post trataremos de responder a estas y otras preguntas acerca del pensamiento positivo y su impacto en nuestras vidas.


Si quedas en segundo lugar en un concurso, ¿saltarás de alegría apostarás en mejores resultados para la próxima vez o te sentirás desanimada y tratarás de encontrar una excusa para no concursar de nuevo? En la vida, siempre nos enfrentamos a decisiones. Puedes elegir un punto de vista pesimista y vivir una vida de derrota o puedes elegir una ruta optimista y vivir una vida desafiante y llena de pensamientos positivos.

¿Por qué promover un punto de vista optimista con pensamientos positivos? ¿Cómo?

Las tasas de depresión y sus síntomas de pesimismo cada vez son mayores, afectan tanto a los adultos, como también a los más jóvenes. La edad media del diagnóstico de la depresión pasó de 30 a 15 años de edad. Ya no es un trastorno exclusivo de empleadas domésticas de mediana edad, y ahora también es común entre los adolescentes.

Los optimistas esperan lo mejor siempre. La característica definitoria de los pesimistas es su tendencia a creer en los malos acontecimientos, que duran un largo tiempo y que están presentes en todas sus tareas, son su culpa.

La verdad es que los optimistas se enfrentan a los mismos contratiempos de la vida. Lo que difiere es la forma de explicar los azares, tan opuestas a los pesimistas. Los optimistas tienden a creer que la mala suerte sólo será temporal y que sólo se limita a casos particulares. Tienden a concentrarse en un problema por vez, usando un "reinterpretación positiva".

En otras palabras, los optimistas tienden a reinterpretar una experiencia positiva para aprender y madurar. Estas personas ven las malas situaciones como retos, como formas de aprendizaje.

Los optimistas no dicen "las cosas nunca van a mejorar", "si fallé una vez, no lo haré de nuevo" y "si tuve mala suerte en cierta parte de la vida, esto afectará a toda mi vida”. Las expectativas positivas de los optimistas también predicen mejor las reacciones durante las transiciones a nuevos entornos, las tragedias repentinas y resultados inesperados. Si te caes, levántate. Los optimistas ven oportunidades en vez de obstáculos.

La gente responde positivamente a los optimistas. Los optimistas son proactivos y menos dependientes de los demás para ser felices. No tienen necesidad de controlar o manipular a los demás y, a menudo, atraen a la gente con facilidad. Su visión optimista del mundo puede ser contagiosa e influir en aquellos que están cerca.

El optimismo parece ser un rasgo social deseado en todas las comunidades. Los optimistas son, generalmente, mejor aceptados, mientras que aquellos que reflejan tristeza, pánico e histeria son rechazados. Son persistentes, no se rinden fácilmente y son conocidos por su paciencia. Avanzan paso a paso, caminan sin pausa hacia su objetivo.

Entonces... ¿Por qué no ser optimistas? El pensamiento positivo conduce a una vida más plena. Opta por un estilo de vida optimista y supera los problemas con una sonrisa en los labios y siempre con pensamientos positivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...