Soledad y depresión



La depresión es uno de los problemas de salud más graves a nivel mundial, una enfermedad que se puede convertir en la segunda con más casos en el 2020, y sobre la cual existen cada vez más estudios y opiniones médicas.

Es una enfermedad que afecta y compromete todo el organismo, tanto a nivel físico como psicológico. Las personas que atraviesan esta situación se transforman, pasan a tener más dificultades en manifestar sus emociones y pierden muchas veces el placer de vivir. La depresión puede afectar todos nuestros hábitos, tales como, la alimentación, el descanso y las relaciones humanas.

Vivimos en una sociedad en la que es muy fácil entrar en un estado depresivo. El exceso de trabajo, el estrés diario y relaciones familiares conflictivas, son algunos ejemplos de lo que puede provocar las enfermedades depresivas.

Por la forma en la que se manifiesta, la soledad es un peligro que además es muy complicado evitar por parte de los enfermos depresivos. Estas personas sienten dificultad en estar con otras, ya sea con amigos o familiares, sienten inseguridad y creen que cualquier relación de amistad, amorosa o social no lo lleva a ningún lugar.

De esta manera, quien tiene amigos o familiares que sufren o estén en riesgo de tener una depresión, deben, en primer lugar preocuparse en entender el porqué de ese estado, intentar minimizar las causas de la enfermedad, y hacer ver a la persona que nada está perdido y que todo en la vida tiene solución.

En los casos de enfermedades depresivas es aconsejable buscar la ayuda profesional, un psicólogo es de gran ayuda en el tratamiento de la enfermedad, y cuanto antes se lo busque hay más chances de solucionar el problema.

Hay que tener presente, que en cualquier caso de enfermedad depresiva, la compañía y la comunicación son fundamentales, y nunca, en ningún caso, debemos dejar a nuestros amigos o familiares enfrentando este problema tan complicado solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...