Terapia con música para la embarazada



Las terapias con música estrechan los lazos de afecto entre la embarazada y su bebé. Durante el embarazo muchas posibilidades, preocupaciones y alegrías involucran a la madre y a la familia del bebé. Es también en esta época que los lazos de afecto y el amor comienzan a ser construidos. 

Fue con este razonamiento que se decidió estudiar la dinámica de la musicoterapia durante el embarazo y se creó así el método Bebé del futuro, músicas durante el embarazo, para embarazadas, los familiares y sus bebés.

Pero cualquiera que piense que este proceso incluye solamente poner óperas o CDs de música calmas para que el feto escuche, esta totalmente equivocado. Los especialistas explican que la voz es uno de los primeros sonidos que el bebé oye y por lo tanto se la usa para fortalecer los lazos familiares. El aparato auditivo del feto esta casi completamente formado a las 21 semanas de embarazo y desde allí ya comienza a experimentar algunas sensaciones sonoras.

Entre los sonidos que le llegan al bebé, que se sumergido en el líquido amniótico, aparecen algunos ruidos de los órganos de la mujer embarazada, los latidos del corazón, los pasos de su madre y hasta las articulaciones del esqueleto de su madre. Pero el sonido que se destaca para el bebé es la voz humana. El feto no reconoce la voz misma, pero sí el timbre, la entonación y la frecuencia que la misma produce.

En este caso tampoco oye las palabras, pero la sintonía de lo que se dice o se canta. Por lo tanto, en las sesiones de musicoterapia llevadas a cabo en la casa de la familia embarazada, se sugiere que la mujer embarazada y la familia también hablen con el bebé. La madre puede hablar con él, hablar de planes de futuro. Los abuelos pueden contar historias de familia y el papá pueden cantarle al bebé. Por supuesto, no hay un orden conjunto de quién hace qué, pero es de suma importancia estrechar los lazos afectivos con toda la familia, no sólo con la madre.

Expertos son enfáticos sobre el canto: "El feto oye sobre todo la voz cantante", explican. Por lo tanto incentivan a los papás a tararear mientras se espera la llegada del bebé. El repertorio en este caso es a discreción de la familia y su gusto musical, pero por más que sea un “la, la, la” o una melodía cantada con la boca cerrada llegará a los oídos del bebé.

Después de que el bebé nace, todo lo hablando y cantando servirá para que él registre las sensaciones sonoras intrauterinas que vivió. Durante el amamentamiento, por ejemplo, la madre puede cantar una canción que el bebé escuchó con frecuencia mientras estaba en su útero. El responderá al estímulo con el ritmo de la succión y el tiempo. Solo debes observar al bebé. Introduce en esta etapa también las canciones que cantabas a tu bebé tocadas electrónicamente para estimularlo aún más.

No debes olvidar el conocido dicho... "El que canta sus males espanta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta o sugiere...